Entradas

Teoría del caos: Efecto mariposa

Imagen
He vuelto a colaborar en la Revista Purple Words escribiendo un pequeño artículo sobre el efecto mariposa para animaros a ser lo que queráis ser este 2017. Es más bien sección Lifestyle y podéis leerlo aquí mismo.
Si no sabéis de qué va la Teoría del caos, os recomiendo veáis este fragmento de la película Benjamin Button:

Toujours Paris

Imagen
Lorette, tan distinguida, delicada, alocada. Ay, ¡Lorette! Sus pequeños pies bailones danzaban en los tugurios más malolientes de París. ¡Esos locos años veinte! Si alguien se enterara... ¿Qué pasaría si algún día se descubría toda la verdad? Guardó el arma en su pequeño saquito de terciopelo verde al son de aquel piano cómplice de ocultar el crepitar de los disparos, y se marchó mientras sonaban de fondo saxofones a ritmo de jazz.



Bárbara Des Bois
©Todos los derechos reservado

Que empiece la función

Imagen
Se levantó enérgica y con aire muy risueño, aunque tenía los brazos engarrotados y las manos temblorosas balanceaban sutilmente el vaso de agua que acababa de alcanzar para llevarse un trago a la boca de buena mañana. «Vaya», pensó. Era el último trago de whisky que le quedaba de la noche anterior. Se había ido pronto a dormir con un placebo en la mesita junto a la cama. Estiró los brazos, el tronco, las piernas. Movió la cabeza hacia ambos lados; arriba, abajo. Respiró hondo y se levantó. Más que un respiro fue un suspiro de emoción contenida.
Como cada mañana, fue al baño y se cepilló los dientes mientras el desayuno se preparaba en la cocina. Esta vez no se metió precipitadamente en la ducha; quería tomárselo con calma. Salió a desayunar aún en pijama y se echó en un bol un puñado de cereales que le cundieron más de lo habitual. Un par de tilas, y a la ducha. El agua casi ardiendo le recorría la espalda lentamente. No la notó. Al salir, se secó con cuidado. Miró el reloj. 9:30am. «V…

Lady Caroline. Prólogo.

Lady Caroline Prólogo Sobresaltado y con el corazón en un puño, se recostó sobre la cama a medio destapar. Encendió la lamparilla de gas que le acompañaba en las noches sin electricidad y miró a su alrededor. Con la frente todavía bañada en sudor se levantó cuidadoso de no hacer ruido para no despertar a Caroline, que dormía pataleando en sueños cuan fiera salvaje. Se acercó al baño, se lavó las manos y se refrescó la cara. Luego, se analizó durante unos minutos frente al espejo. En sus ojos se reflejaba una sombra oscura que enmarcaba toda su mirada; en su cabellera, despeinada, ya no quedaba nada de esa melena dorada y brillante, y las manos que frotaban su cara eran ahora ásperas y huesudas.

Por fin se decidió a regresar al oscuro desván convertido en un improvisado dormitorio. Corrió las cortinas, que escondían un mugroso ventanal, y observó largo y tendido a través del cristal. Era una noche poco estrellada, aunque algunas constelaciones se dejaban ver a través de es…

Rompiendo barreras: La tercera imagen alternativa

Imagen
Hoy hago un hueco en este lugar para tomar conciencia sobre tres conceptos tan parecidos como dispares. El primero es «igualdad», el que todos conocemos como aquel que equipara a todos en derechos y obligaciones. Si os fijáis, incluye el término «equiparación», por el que se trata a todos por igual y como equivalente, independientemente de las características de cada uno. El segundo, es otro concepto que muy pocos conocen, que además incluye el concepto de «justicia»; este es, «equidad». Como podéis observar, este concepto se refiere al hecho de igualar, por justicia natural, a cualquier persona, dependiendo de sus características personales. 
Esta imagen que descubrí hace algún tiempo refleja muy bien ambas definiciones:


Por tanto, estos conceptos que habitualmente se confunden, tienen un transfondo que los diferencia lo suficiente como para que se generalice el eterno debate sobre si colectivos minorizados socialmente deberían ser totalmente iguales o, por el contrario, deberíamo…

El cambio climático: estamos a tiempo aunque no lo creas

Imagen

La superluna de noviembre

Imagen
La superluna es noticia estos días, y es que, desde ayer, domingo 13 de noviembre, se puede contemplar una luna más grande y brillante de lo que estamos acostumbrados. Coincidiendo con la fase de luna llena, estado en el que el satélite está más cerca de la tierra -con un ángulo de elongación de 0º y una iluminación del 100%-, durante la superluna el diámetro de la luna aumenta hasta un 14%, y su brillo puede llegar al 30% en comparación con una luna llena normal.
Este es un fenómeno al que la luna nos tiene acostumbrados. Sin embargo, la superluna que podremos contemplar hoy será la más cercana y brillante que veamos desde 1948, acontecimiento que no se repetirá hasta 2034.
Podremos apreciarla mediante telescopio en zonas despejadas y sin contaminación lumínica, a pesar de que al ojo humano solo será perceptible apenas una variaición en la intensidad de su brillo.


Este es un resumen del artículo publicado en Revista Purple Words.
¿Quieres leer más artículos como este? Pincha a…